Santo Domingo Betanzos: Noticias: La contracrónica. El día que el "grandullao" lloró.

Monday, April 15
La contracrónica. El día que el "grandullao" lloró.



 Me piden que haga "la otra crónica" de un partido de baloncesto. Para mi es muy fácil. No es sólo baloncesto, es mucho más. Es la historia de un amor, como no hay otro igual, que decía el bolero. Pero antes de hacer la crónica, convendría emborronar la imagen y volver hacia atrás

Allá por los principios de la década que comenzaba el siglo, y cuando uno no tenía ya ni ganas ni capacidad para entrenar, conocí a un tipo curioso con unos zapatos gigantescos, enormes, desproporcionados, y una indumentaria de verano cuando menos curiosa, que me ofrecía entrenar un equipo infantil. Que si en Betanzos, que si está muy lejos, que si pagan poco...al final, unos por otros, que si Oscar, que si el Rubito, que si Castro....pues nada, para allá que nos vamos. 

Al poco comprendí en que me había metido. Empecé a comprender de que se trataba. Como estábamos levantando algo que ya había sido muy grande antes de nosotros, y lo que ello representaba. Poco a poco fueron viniendo nuevos, y marchándose algunos. El trabajo no fue fácil. Por el camino se cometieron errores. Nos hicieron daño , e hicimos daño. A punto estuvo de saltar todo por los aires. El camino no fue de rosas. Pero cada verano, en cada despedida de soltero en la que inexorablemente nos volvemos a encontrar, y cuando ya no te puede doler más el estómago de lo que te has reído, comprendes que todo esto tiene que seguir existiendo para que otros puedan vivirlo. Hace unos años, con el ascenso aquel en Santiago escribí en el blog una entrada mas vigente que nunca : http://javiercodesido.blogspot.com.es/2010/04/basket-sostenido-en-armorica.html 

Han sido muchos inviernos de papar frío, de secar goteras, de helarnos en los vestuarios del colegio. Penurias económicas que ya sabemos todos quien reparó. Los galos aguantaron como pudieron en su aldea todos los embites de los romanos. Mientras tanto, los que eran niños se han hecho hombres. Tanto, que incluso alguno se ha ido de casa. Seguro que volverán. Volverán, porque esta es su casa y en ningún lado se les quiere como aquí, pero cada uno debe encontrar su camino a su tiempo. En estos años también nos hemos hecho hombres otros.  Hemos perdido a seres queridos. Hemos visto como se iban buenas personas. Pero también hemos visto como venían al mundo nuestros hijos. Y siempre, siempre, había un domingo más, una victoria que festejar, un bocata en el europa que tomar, un partido de infas que ver, un chaval que iba a una selección, y otra vez mas, se le ganaba a nuestros vecinos de coruña, que siempre mola, como aquellos piratas de los tebeos de Asterix que siempre se hundían cada vez que se los encontraban. 

Otros volvieron, y volvieron para quedarse tras su viaje por ahi fuera. El Serbio, Antonio, el hombre que surgio del frío, y quien sabe ahora si el moreno y algun otro. Las nieves del tiempo pesan mucho para el que fuera en su día uno de los magnificos que ha decidido ver los toros desde la barrera. Sus lágrimas ayer, fueron acompañadas por el cielo de Betanzos, que decidió también ponerse a llorar en medio de una noche clara. Pocos Betanceiros lo son de adpoción como RCP al que , mira tu, el baloncesto le buscó un nuevo hogar, una mujer y ahora, si es niña, se llamará EVA, ¿Verdad?. Tus lágrimas de ayer son la mejor crónica que se puede hacer de todos estos años.

No me olvido de nadie. Por supuesto del presi. Ese presi que ahora viste corbata y trajes caros en lugar de su camiseta de "le Moulin Rouge". Un presidente al que el tiempo le pesa tanto como la falta de dinero para mantener su sueño vivo, que cualquier chico de Betanzos pueda jugar al baloncesto, que es de lo que se trata. Mira tu, empezaste con unos infas que no tenían entrenador para un partido, y ahora resulta que vas a salir en la Gigantes. No se puede entender todo esto sin ti. A veces, acabamos hasta los goonies de ti tanto como tu de nosotros, pero somos como esos matrimonios que llevan 50 años y que no entienden la vida de otra manera que sin la parienta. Por eso, aqui no se retira nadie. El que nace escorpion, muere escorpion. Asi que ya sabes, presidente. Que todo el mundo tome nota . Estamos aqui para quedarnos. 

Ah, por cierto, el partido, si claro. No sabría que contaros. Fijate si el domingo es el dia Santo, que el Santo ganó un partido que ganaba por 20, luego perdia por tres y al final, los cadetes, para darle vidilla, decidieron ganar. Porque si el domingo es el dia Santo, y juegas en el Santo, pues eso. Poco que contar. Falto el sastre cojo, ya sabemos, pero vimos como los brazos de Bruno creaban una turbulencia que puede mover personas cuando se cabrea y cruza la pista. Vimos como Meu Jose tiraba sus tiros laterales infalibles...como es que tira... ¿ASI?. Esa Roca con pies de bailarina y juego que hace honor a su apellido, Rozas, Ese Majete tocando la guitarra como solo el sabe, Ese Pollito poniendo el molinillo en las piernas, Tchitiño, aquel que no valía, se acuerdan, volando bajo por el municipal y ametrallando el aro, Jesus, el GPS, calzando tapones como si los fuesen a prohibir hoy, Antonio, el hombre del semblante serio....mira donde nos hemos encontrado una decada despues...por cierto¿Por que eres tan bueno?. Serbio, solo mencionar que te retiras es un pecado....ahora que no habías corrido tanto en tu vida, corre , corre que te va a hacer falta a partir del 15 de junio...Diego, otro que no valía, otro de hielo, nuestra zurda, cada dia mas tranquilo, porque yo lo valgo. Oscar, el alquimista de la fórmula fácil . Recorrimos el universo entero para descubrir que nuestra solución estaba en la puerta de casa. ¿El rival? Pues miren si estaba todo para el Santo, que el mejor rival, era un Santo, Luki. Aun querido y echado de menos. Y despues, despues de todo, despues del ruido,  RCP.

RCP. quien te iba a decir que aquella apuesta con mas copas de las debidas se iba a hacer realidad. Coño, la cumpliste. Ejemplo de tesón, trabajo y constancia. Vale, a veces se te pira algo con lo de la constancia, pero  te lo perdonamos. Eres el pegamento de todos nosotros estos años. Y de ese vestuario. Eres Robin. Tus puntos de ayer, 11, 15, no se, fueron estocadas en el corazón de los que te conocemos porque eran puntadas en nuestra alma rota al saber que dejabas de jugar. De tus joviales mechas de vividor betanceiro solo quedan las plateadas sienes de padre de familia. Quien sabe, quizá algún dia podamos ver unos Santos pequeñitos desde una grada. No lo sé. De lo que estoy seguro es de quién les va a conseguir pista, camisetas, entrenador.....y luego hará una de sus puertas atras.